24.3.10

1er. Módulo Seminario de Diseño Editorial






El 19 y 20 de marzo se desarrolló el primer módulo, impartido por Regina Olivares, en el cual, los alumnos analizaron conceptualmente distintas imágenes para realizar composiciones a partir de las ideas que de ellas se desprendían. Lo interesante, fue primeramente la tarea de observación, para después trabajar manualmente, recortando letras en distintos pesos y armar así los textos. Posteriormente se realizó una gran retroalimentación grupal, donde se estudiaron a fondo las posibilidades exploradas por los alumnos en este ejercicio.

¡Agradecemos a Regina por enriquecer la visión de los participantes y seducirlos por medio de su vasta experiencia y a todos los asistentes por participar!

Editorial (Laberinto de páginas)
En las páginas – sean de libros, revistas, catálogos- está todo. Siempre se ha dicho y se repite que en la lectura podemos encontrarnos a nosotros y a los demás: mundos lejanos, aventuras fantásticas, ciencia y placer, misterio y sencillez. Depende lo que se lea, a quien se lea. Porque en definitiva cada página es un fragmento de la vida o de los sueños de alguien que nunca conoceremos. Y digo que nunca conoceremos porque esas personas que escriben, editan, diseñan, fotografían son siempre extraños, diferentes a nosotros, nuestros amigos, a nuestras familias. A veces parece que estamos ahí, son nuestras palabras, nuestras letras o nuestras imágenes que aparecen y simbolizan experiencias, deseos, miedos, tantas cosas. Da igual, porque tal vez lo importante no sea el objeto sino lo que genera: leer, ver, pensar. Este hecho de confirmación que nos estigmatiza y nos introduce en un club cuyo lema es pasión e insatisfacción. La pasión que nos impulsa a volver a pasar las páginas una y otra vez y la insatisfacción de no tener nunca suficiente con lo conocido o aprendido. Unos buscan y otros encuentran, no necesariamente lo mismo ni de la misma manera pero en ese aliento respiramos todos. No creo que exista nada de lo que se haya dicho todo, estoy convencida de que cada pensamiento, cada idea, al margen de su calidad, es distinta de las anteriores y tengo la convicción de que la creación es de tal y tan vivificante que siempre deja un espacio para que sobre ella inventemos, fantaseemos y elaboremos. Es más, creo de verdad que la obra es tanto de quien la lee, la observa, en definitiva, de quien la recibe y la recrea. Las páginas nos descubren un lugar autónomo: geografía inestable y subjetiva, cuerpo definido que se presta al desnudo… un laberinto de palabras e imágenes lleno de pura vida. -Regina Olivares

1 comentario:

Regina dijo...

Gracias Aída, Joan, Juan, Emilia, Ñico y 120, estuve muuuuuy contenta. Me encanta ver trabajar a los chavos tan concentrados y contentos, sin duda, hubo muy buenos resultados.
Abrazos, Regina